26 de abril de 2013

Me asalta una duda


Es posible extrañar a alguien a quien se ve a diario
más que afirmarlo me lanzo a la pregunta
y la respuesta puede que la tenga
apagada junto con mis circuitos eléctricos
o incrustada en un pliegue insospechado
o puede que solo esté llenándome
las pupilas de una ausencia que no es la tuya
y ciertamente tampoco es la mía,
más bien nuestra,
es nuestra la ausencia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

He llegado a tu blog por casualidades de la vida, como a casi la mayoría de las cosas que uno acaba encontrando por la red.

Me ha encantado este texto en especial, tiene muchísima magia dentro. Cada línea que leo golpea en la realidad del día a día y en lo que uno acaba viviendo al paso de los años. Tienes una forma de escribir muy peculiar y eso, en cierto modo, atrae.

Me ha alegrado encontrarme con este blog. Voy a seguirte y darle un buen repaso, que ya veo que llevas años llenándolo de experiencias.

Un saludo desde muy lejos, Catatónica.

CaTatónica dijo...

Hola transistor delirante, muchas gracias por tu comentario, siempre es agradable que alguien te lea y de alguna forma se vea reflejado.

Saludos desde el fin del mundo