24 de octubre de 2012

Al veedor


A ver,
el que me lee
que levante la mano
y apriete la ampolleta
suelta del cielito
de mi retina
Acto seguido
métasela,
la zurda
          mano
en el bolsillo infinito
de misericordia
de su pajarilla
y déjeme una
(anímese)
propina-
         da pateadura en el ego
O si su voluntad lo acompaña y
me acompaña anónimo
déjeme no más
un estornudo compinche
de inesperadas violetas
surtido
Compasada yo
le meneo el rabo
                       de estrellas y
le muestro los colmillos
o sea le agradezco
a rabiar.

 
 
                                                                                                        Para S. Tron-adore
                                                                                                 de su servidora
                                                                                     de café
                                                                                            con malicia.

2 comentarios:

norTabeS dijo...

Con su permiso: a..ah..ahh...achus

eres tan real como sueño afiebrado.
Y eso me revive.

CaTatónica dijo...

Salud y gracias !